Elmer Mauricio Enríquez Bermúdez
Comunicador y Escritor Garífuna.  Autor del libro Aprendamos a Escribir, Hablar y a Leer en Idioma Garífuna.

 

Nuestros ancestros provenientes de la cultura garífuna y según su ubicación geográfica en Guatemala, Belice y Honduras, vivieron en paz con el medio ambiente, ya que en esos tiempos su soberanía alimentaria dependía mucho de la madre naturaleza y ellos sabían muy bien de la importancia del tema ambiental y de cómo cuidar los recursos naturales. Hoy en día nos encontramos con varios problemas que atraviesa la cultura garífuna y el sistema ambiental, puesto que en la actualidad han surgido varios cambios propiciados por el ser humano.

Los cambios que han surgido están dañando mucho a la madre naturaleza, por varias razones: nuestros ancestros vivían en casas conocidas como Büdürü (casas hechas con tierra colorada y estructuras de palo, caña brava y techo con manaca), Gadamalu (casas construidas con hojas de manaca en toda su estructura y techo con las mismas hojas), los cuales han sido sustituidos por casas enormes y con patios de cemento que produce demasiado calor y dificulta la circulación de oxigeno en nuestro habitat natural.

Otro de los cambios actuales es la migración, que es un fenómeno social que nos ha dejado como resultado, la apropiación de pensamientos distintos en personas de nuestra propia cultura, por ejemplo: nuestros ancestros en sus tiempos, tuvieron una soberanía alimentaria, en la actualidad hoy como garífunas únicamente somos consumidores de todo tipo de productos, sin preocuparnos de ir a los campos a sembrar nuestro propio alimento, sin duda alguna debemos aceptar que en nuestros pueblos, la migración ha provocado grandes cambios en nuestro territorio.

Todos estos cambios nos ha llevado a ver lo que ocurre en nuestro entorno natural, hasta tal punto que nosotros como seres humanos hemos ignorado esta situación y no le prestamos la debida atención a la destrucción ambiental, la contaminación de los ríos, del mar, la deforestación infalible de los bosques que conlleva la tala inmoderada de los árboles, sin poner en práctica que por cada árbol que talamos debemos sembrar por lo menos cinco, porque posiblemente se logren dos árboles.

Todos sabemos que la tala inmoderada de arboles, nos da como resultado la falta del vital líquido: el agua, problema que no es desconocido en nuestros pueblos en la actualidad, pero se nos ha olvidado que es un problema que nosotros mismos hemos causado durante años y como resultado estamos sufriendo, están sufriendo nuestros hijos, nuestros nietos, asimismo los animales y todo habitante de esta tierra en general sufrirá si no pensamos en resolver el problema que actualmente enfrentan nuestros pueblos y nuestra cultura.

En este espacio de expresión sobre la realidad de nuestros pueblos, aprovecho el momento para hacer un llamado a nuestros hermanos que han emigrado al extranjero, que no se olviden de traernos estrategias e ideas para rescatar nuestro ambiente en Guatemala, territorio conocido como “País de la eterna primavera” y si todos apoyamos seguiremos disfrutando de las bondades de esta hermosa tierra, para no convertirnos en un desierto.

En este espacio de opinión, estaré plasmando la realidad en el tema ambiental que vivimos como miembros de la cultura garífuna en nuestros pueblos, por lo que estaré esperando sus opiniones, comentarios y preguntas.

Correo Electrónico

editorialesenriquez@hotmail.com

Facebook

E Mauricio Enríquez