por

Hace dos semanas, comentaba que Guatemala vivirá un profundo cambio demográfico en las próximas décadas, caracterizado por tres aspectos: un aumento en la densidad demográfica debido a que la población se duplicará en los siguientes 30 años. Un proceso de urbanización acelerado donde en menos de 15 años veremos casi duplicarse la población urbana del país (y pasar de representar un 50 por ciento de la población, a más del 70 por ciento); y un aumento en el peso demográfico de los indígenas con respecto a la población total.

Si se analiza el efecto combinado del crecimiento de las ciudades con el aumento de la población indígena, se puede identificar una nueva característica de la Guatemala del siglo 21: la mayanización urbana.

Es decir, el aumento de la población urbana e indígena que llevará a que dos de las tres ciudades más grandes del país en el siglo 21 tengan una población maya mayoritaria, y que lo mismo se notará en 5 de los 4 conglomerados urbanos más poblados del país.

La mayanización urbana es un proceso demográfico, que camina independientemente de las tendencias de mercado y de las tendencias en las políticas públicas. Sus principales determinantes son dos: en primer lugar, la tasa de fertilidad de las mujeres indígenas que, combinada con la caída en la mortalidad infantil, provocará que alrededor de 7 de cada 10 niños que nazcan en las próximas dos décadas, sean indígenas; y en segundo lugar, la tendencia de la juventud maya a buscar desde ya horizontes de vida vinculados al mundo urbano, tanto en términos educativos como laborales.

Adicionalmente la penetración de las telecomunicaciones, y particularmente el acceso a datos móviles, estimulará en los jóvenes mayas la búsqueda de proyectos de vida vinculados a las dinámicas urbanas, pues las imágenes y la globalización mediática presenta dicho mundo como la “aspiración natural” de todos los jóvenes de hoy.

Y en menos de 5 años, los teléfonos inteligentes con acceso a datos móviles serán el producto dominante incluso en las zonas hoy rurales e indígenas.

La mayanización urbana plantea oportunidades importantes que deben ser aprovechadas con iniciativas de políticas públicas e inversiones privadas, orientadas a beneficiar a esa enorme población indígena que vivirá en las ciudades. Cuando hablamos de bono demográfico y las ventajas que esto trae para el país, debemos comprender que hablamos de un bono demográfico principalmente con rostro urbano y con rostro maya.

Y las políticas de Estado y las estrategias de inversión privada, deben tener esto presente. Me parece claro que el nuevo Baktún, que se anunciaba en el 2012 como una época de florecimiento de los pueblos indígenas, luego de 500 años de oscuridad, traerá a Guatemala algo que esta tierra no mira desde el período clásico maya de los siglos VI a VIII de nuestra era: grandes ciudades mayas.

Y si bien la arquitectura, el gobierno, las tecnologías y hasta la vestimenta será muy distinta a la que existía hace 13 siglos atrás, sin embargo los mayas del siglo 21 hablarán, pensarán y sentirán muchas cosas como las vivieron los papás y los abuelos de hace 1300 años.

Los guatemaltecos que somos herederos mestizos de esa tradición (al menos 22 por ciento de mis genes guardan la huella histórica de la sangre maya), e incluso los que pertenecen totalmente a otras tradiciones culturales y étnicas (como los garífunas, los xincas, los europeos o los asiáticos), debemos abrazar la mayanización urbana como la enorme oportunidad que se nos presenta para estimular el desarrollo de nuestro país y para construir de una vez y por todas una sociedad multicultural y cosmopolita, abierta a la diversidad en nuestro país y en el mundo.

La próxima vez que visite Tikal, Iximché, Quiriguá o Zaculeu piense en las ciudades mayas del siglo 21. Una herencia milenaria que renace en nuestro país y que, estoy seguro, le traerá a Guatemala el brillo de la civilización que nos caracterizó hace 1300 años, y por el cual ocupamos un lugar privilegiado en la historia mundial.

Fuente: http://contrapoder.com.gt/2016/09/14/la-mayanizacion-urbana/